Al menos 25 personas murieron, 10 de ellas policías, y 40 resultaron heridas en un ataque suicida este lunes en Lahore, en el este de Pakistán, informó un vocero de la Policía Hamad Raza.

El portavoz indicó que el suicida detonó los explosivos en una de las principales arterias de la ciudad, cerca de un complejo de oficinas, donde se estaba llevando a cabo una operación de demolición de viviendas ilegales, por lo que había mucha presencia policial.

“Aparentemente la Policía era el objetivo del ataque”, afirmó Raza.

El portavoz señaló que el suicida portaba entre 10 y 12 kilos de explosivos y que se desplazaba en una motocicleta o en un coche cuando hizo detonar los explosivos en esta zona, ubicada no lejos de la sede del Gobierno provincial.

El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, condenó el atentado y urgió a las autoridades a que proporcionen el mejor servicio médico a los heridos.