La disparada de la inflación, la abrupta caída del poder adquisitivo del salario y el aumento de la pobreza se sienten con fuerza. El 15% de los que viven en el país no solo no pudo ahorrar sino que tuvo que endeudarse para cubrir sus gastos.

Inconmovible, el presidente Mauricio Macri profundiza el modelo de ajuste que aplica en la economía desde su llegada a la Casa Rosada el 10 de diciembre de 2015. A casi tres años, el balance es más que negativo. La disparada de la inflación, la devaluación del peso, la pérdida de poder adquisitivo del salario, el aumento de la desocupación sumado a la precarización del empleo golpean con dureza en los argentinos.

Así lo demuestran las últimas estadísticas del INDEC que revelaron un incremento de la pobreza y la indigencia durante el primer semestre de este año. Una foto vieja que no refleja sin embargo lo más duro de la desbandada de la inflación de este año y la megadevaluación del peso.