Lo encontró una vecina que dio aviso a los efectivos policiales que estaban haciendo una recorrida. El bebé está en buen estado de salud y ahora buscan a sus papás.

Un bebé de un año y medio fue abandonado sobre la vereda de la localidad de Bosques en Florencio Varela. Estaba en un cochecito y tenía mantas, ropa, una frazada y una mamadera que tenía un mensaje: “Lo dejo porque estoy en la calle”.

Una vecina lo encontró en la calle Capdevilla y Yamandú y le dio aviso a unos efectivos que se encontraban realizando una recorrida de rutina por el barrio.

El capitán Walter Ibarra y el oficial Johana Camacho bajaron del patrullero y asistieron al niño, que estaba bien abrigado, en el coche, y con ese particular papel.

Los policías solicitaron una ambulancia que rápidamente se acercó al lugar y verificó que el menor se encontraba en buenas condiciones de salud.