Miles de personas participaron del referéndum por la legalización del Aborto en Irlanda, un país con una fuerte tradición católica.

Dos bocas de urna predicen un triunfo del sí al rechazo de la Reforma Ocho por la que se da igual importancia al derecho a la vida de la madre y del feto.

En la televisión pública irlandesa, RTE, ya informan que el boca de urna es de un 69% por el sí y un 30% por el no. La misma fuente consigna que los jóvenes fueron los responsables del sí y los votantes de más de 65 fueron los principales opositores.

De hecho, más del 80% de los votantes de entre 18 y 34 años se pronunciaron a favor del aborto legal.

Hasta la fecha, las mujeres de Irlanda que requerían interrumpir su embarazo debían viajar al Reino Unido como primera opción.