En el entrenamiento a puertas abiertas que realizó la Selección Argentina en el estadio de Huracán, Marcos Acuña preocupó a todos. El lateral izquierdo mandó un centro y sintió una molestia que hizo que inmediatamente abandone el campo de juego rumbo al vestuario.

Según el parte médico oficial, el jugador sufrió un traumatismo en la rodilla izquierda y se controla su evolución.

Esto se suma a los problemas físicos que presentó recientemente Otamendi y el estado físico de Gabriel Mercado, Lucas Biglia y el ya desafectado Sergio Romero, la alarma está más que encendida para Sampaoli.