El empresario argentino Hugo Larrosa está bajo la mira de la Justicia chilena luego de salir a la luz estremecedores videos en los que se lo ve torturando y abusando de sus trabajadores en su fábrica ubicada en Chile.

En un reportaje, presentado el martes por la noche en el canal público TVN, se observa cómo Larrosa, dueño de una fábrica de alimentos en Santiago, desvestía a su víctima —ayudado por otros trabajadores— y le propinaba golpes de puño, patadas y azotes con un cinturón, en imágenes que causaron indignación entre los chilenos.

“Fue tanto el dolor en mi espalda que ahí fue que me oriné y recibí el latigazo. Me oriné de puro dolor”, contó entre lágrimas José, el trabajador que denunció al empresario argentino.

“Lo más difícil de eso era que después tenía que ir a limpiarme, bañarme, secarme las lágrimas, dar vuelta la página y pararme frente a mis compañeros como si nada hubiera pasado”, agregó José.

Para compensar las constantes vejaciones, el empresario argentino entregaba bonos y premios a sus trabajadores, con lo cual pretendía callar las torturas que habrían comenzado en 2012 y se extendieron hasta el año 2016, cuando el empleado decidió dejar la empresa, a la cual catalogó como “un infierno” y denunció ante la justicia, que hasta el momento no se ha referido a este caso.

Otros trabajadores también denunciaron diversos grados de violencia por parte de Larrosa, quien los amenazaba con una pistola y se jactaba de haber sido miembro de la Policía Federal Argentina.

En las redes sociales, Larrosa mostraba una personalidad totalmente opuesta al déspota y violento hombre que golpeaba a sus empleados y los hacía desnudarse para manosearlos. Sonriente y amable en fotos grupales, se lo ve feliz junto a sus familiares y conocidos. Claro que luego del reportaje en 24 Horas, de la cadena trasandina TVN, cerró sus cuentas.

Tras la publicación del material audiovisual, corrió el rumor que el hombre había emprendido un viaje de retorno a Buenos Aires, algo que fue negado por el ministerio del Interior y Seguridad Pública de Chile, Andrés Chadwick.