El músico folclorista, integrante del mítico grupo el Trébol Mercedino, fue velado en la sala de Los Palmares y  homenajeado en  la Calle Angosta. Luego fue despedido en el Cementerio Municipal, con una emotiva canción de la mano de las Cien Guitarras Mercedinas. Sus restos descansan en el panteón Alfonso y Zavala.

  • Foto: José Sombra

Familiares, amigos y músicos puntanos del mundo del folclore despidieron con una gran caravana y emotivas tonadas a Aldo Raúl Ávila, integrante del mítico grupo El Trébol Mercedino. Un verdadero ícono de la Puntanidad.

Desde la medianoche hasta las 18 de este martes, cientos de personas visitaron con melancolía y tristeza los restos de Aldo, que reposaron en una sala de de Los Palmares, ubicada en calle Balcarce, en la ciudad de Villa Mercedes.

Más tarde, una caravana acompañó a los  familiares y al  músico folclorista por la emblemática Calle Angosta. El grupo se detuvo frente al monumento de Alfonso y Zabala. Allí, sus amigos guitarreros lo recordaron con una tonada muy especial: “Su ausencia”.

La caravana siguió su marcha hacia el Cementerio Municipal de Villa Mercedes, ubicado por calle Rufino Barreiro. Antes de que los restos de Ávila fueran depositados en el panteón de Alfonso y Zavala, minutos antes de las 19:30, el periodista Víctor Rubén Aguilera homenaje a Aldo con emotivas palabras. Las Cien Guitarras Mercedinas hicieron resonar “Su ausencia”, por segunda vez.

Aldo Raúl Ávila falleció ayer, a los 56 años, luego de permanecer internado por una semana a causa de un pre infarto. Villa Mercedes lo despidió con un adiós y un hasta siempre.