Foto: archivo.

Este martes se vivieron momentos de extrema tensión en Brasil, cuando partidarios y adversarios del ex presidente se movilizaron en diferentes ciudades. El motivo es la víspera del juicio que puede llevar a que arresten al actual candidato por el Partido de los Trabajadores (PT), de cara a las elecciones de octubre.

La defensa de Luiz Inácio Lula da Silva, condenado en segunda instancia por corrupción pasiva y lavado de dinero, buscará que el Supremo Tribunal Federal acepte un pedido para que el ex mandatario siga en libertad hasta agotar todas las instancias judiciales. Si este recurso es rechazado, el líder del PT podría ser detenido para cumplir una condena de 12 años y un mes de cárcel.

El debate empezará este miércoles a las 14 horas. Por motivo de las movilizaciones y la tensión entre manifestantes, la Secretaría de Seguridad de la capital brasileña explicó que el máximo tribunal tendrá su seguridad reforzada.