La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) busca detectar empleo en negro. Por tal motivo, tomo la decisión de enviar 120.000 inducciones electrónicas a varios establecimientos. En la lista figuran desde restaurantes hasta geriátricos, pasando por panaderías, fábricas de pasaras, la construcción, el sector rural, entre otros.

De las actividades mencionadas, se destacan los restaurantes con 28.000 contribuyentes, las relacionadas a la industria panadera, con 26.000, las actividades rurales con cerca de 25.000 y 2.500 de fábricas de pastas frescas, entre otros. Estas comunicaciones con los contribuyentes se suman a las que ya se realizaron para regularizar el empleo informal en los supermercados y en las casas particulares.

En los próximos días, los empleadores encontrarán la comunicación de AFIP en la ventanilla electrónica.  Después de la notificación, cuentan 60 días para regularizar su situación o hacer un descargo. En caso de que no haya respuesta, el organismo envía una segunda carta electrónica de inducción. Si se repitiera la situación, se hace una fiscalización en el lugar. En caso de comprobar que no tiene a todos sus empleados declarados, se le hace una “determinación de oficio”.