Marcelo Gallardo no lo incluyó en la lista para los partidos decisivos de la Libertadores. El cordobés, que sigue con problemas en su tobillo derecho, podría colgar los botines.

Más de 14 años habían pasado de su último partido con la camiseta de River. Pero a los 35, con el tobillo averiado y varias operaciones encima, a Pablo Aimar le alcanzó con apenas un cuarto de hora de juego ante Rosario Central para encender la ilusión de los hinchas de River. Fue en la victoria ante Rosario Central, por el torneo local, previo al receso por la Copa América.

Desde ese momento, todo fue optimismo en el entorno del jugador. Jugó 30 minutos más en el triunfo frente a Liniers de Bahía Blanca por la Copa Argentina. Y la pretemporada parecía ser la mejor puesta a punto para recuperarse de manera definitiva de los problemas en su tobillo derecho.

Pero el Payasito no volvió a estar dentro de las listas de concentrados. Y este miércoles la sorpresa fue mayor cuando en la previa del choque ante Guaraní por las semis de la Libertadores, la Conmebol confirmó la lista renovada de River sin el cordobés.

Afuera de la Copa y sin rodaje en el campeonato, el futuro de Aimar es una incógnita. Todo indica que esta decisión de Gallardo acelerará el retiro del fútbol del cordobés, aunque se estima que no dará a conocer su determinación hasta que el equipo termine su participación en la Libertadores. ¿Volverá a jugar? ¿Podrá compartir unos minutos con Saviola en el campeonato local? Hasta ahora son todas preguntas.