Al menos 23 personas murieron este domingo por un tornado que provocó fuertes daños en edificios y rutas en el estado de Alabama, en el sur de Estados Unidos. Además, unos 15 mil hogares quedaron sin electricidad en el estado y unos 30 mil en Georgia.

Los mayores daños se registraron cerca de la ciudad de Beauregard. Jay Jones, sheriff del condado Lee -situado en el este de Alabama-, informó que hay niños entre los fallecidos.

También hay varias personas desaparecidas y varios heridos, algunos con «lesiones muy graves». Las operaciones de rescate de los desaparecidos fueron suspendidas en la noche por las condiciones climatológicas.

El tornado fue calificado como EF-3, en una escala de 0 a 5, es decir que tuvo vientos de entre 218 a 266 kilómetros por hora.

El presidente estadounidense, Donald Trump, expresó condolencias por los afectados a través de Twitter. «A la gran población de Alabama y las áreas colindantes: Por favor, tengan cuidado y manténganse a salvo», escribió .