En el marco de la maratón de reuniones que tuvo hoy, el presidente Alberto Fernández salió a abogar por la Ley Impositiva bonaerense impulsada por el gobernador Axel Kicillof, que sería aprobada esta semana.

El Presidente llamó a dirigentes de Cambiemos para aflojar la resistencia de la oposición al proyecto que se tratará el miércoles en la Legislatura, y el tema también fue objeto de interés por parte de la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien habló desde Cuba con el jefe de Estado.

Uno de los encuentros clave en la Casa Rosada fue el que mantuvo Fernández con el intendente de Lanús y referente de Cambiemos, Néstor Grindetti.

Por la tarde, además, ministros de la Provincia se reunieron con legisladores oficialistas y referentes de Juntos por el Cambio, y la vicegobernadora Verónica Magario confirmó cambios en la Ley Impositiva: «El famoso 75% llegará a menos partidas», anunció.

Uno de los puntos que trababa las negociaciones era el gravamen sobre el Inmobiliario Urbano, ya que en el proyecto original, el 75% de aumento alcanzaba a las propiedades que superaban los $680.877 y con las modificaciones tributarán sólo aquellas que superen $1,3 millones.