El jefe del Programa Epidemiología y Bioestadística, Marcelo Riera, detalló la situación epidemiológica en San Luis. El alerta se produjo la semana pasada luego del deceso de un pequeño que contrajo la bacteria. De este modo, desde el organismo provincial se reforzaron las medidas de prevención y dieron a conocer cuáles son los antecedentes y síntomas del SUH así como la intervención que están realizando.

Durante la conferencia de prensa que tuvo lugar en el Ministerio de Salud de Terrazas del Portezuelo, Riera explicó que “en lo que va del año, nosotros estamos transcurriendo la semana epidemiológica número 9; el año se compone de 52 semanas. Tuvimos 2 casos de Síndrome Urémico Hemolítico (SUH)”.

En este sentido detalló que el primero de los casos fue de una paciente de 1 año y 6 meses: “El caso se presentó en la semana epidemiológica número 4, fue asistida en el sector privado de la provincia y luego derivada al Hospital de San Luis donde fue asistida por el equipo de Pediatría y de forma inmediata, visto que tenía cobertura social, se remitió a través de su cobertura al Hospital ‘Humberto Notti’ de Mendoza”.

En tanto que el segundo caso se registró la semana pasada en la semana epidemiológica número 8. “Es un paciente de 1 año y hasta ahora llevamos acumulado dos casos de SUH con la confirmación de este segundo caso que lamentablemente terminó con el fallecimiento del paciente”, señaló el funcionario.

“El SUH es una enfermedad compleja que hoy en día en nuestro país continúa siendo la primera causa de insuficiencia renal aguda en los niños y la primera causa patológica renal crónica por las secuelas que deja, posteriormente por la necesidad de trasplante en torno a una población pequeña con un grupo etario que va desde los 6 meses, cuando el niño se pone en contacto con el alimento, hasta los 5 años de vida”, puntualizó.

La enfermedad es transmitida por un germen o una bacteria llamada Escherichia coli. “Nosotros no tuvimos aislamiento para el primer caso que ya estuvimos realizando los estudios de este germen que no es el único implicado sino que existen otros, de todas formas son situaciones en las que estamos obligados a investigar, principalmente en lo que respecta al agente productor de la enfermedad”, agregó y explicó también que comienza con un cuadro de diarrea, dolor abdominal en los niños, fiebre, vómitos, y en cuadros más severos diarrea sanguinolenta e insuficiencias renales.

“En los dos casos que tuvimos en la provincia se presentó de la misma forma el cuadro clínico”, señaló el titular del Programa Epidemiología y Bioestadística.

Por otro lado, especificó que la bacteria genera su toxina, un fallo renal y también produce un consumo de las plaquetas y pequeños trombos que son coágulos pequeños para, finalmente, producir una anemia por ruptura de glóbulos rojos que se denomina anemia hemolítica; esa es la triada que conforma el SUH.

“La enfermedad requiere de la asistencia de las unidades de cuidados intensivos; para este segundo caso el paciente estuvo los últimos 5 días en las unidades de cuidados intensivos, con asistencia mediante diálisis, pero finalmente el paciente se descompensó y el viernes pasado falleció”, manifestó Riera.

A su vez aseguró que el síndrome tiene una alta tasa de mortalidad por lo cual es importante alertar al sistema. Debido a ello es que se realizó un documento de Alerta Epidemiológica con las siguientes finalidades: Poner en alerta al sistema para concientizar sobre la existencia de la enfermedad, pensar concretamente en abordar aquellos niños que presenten diarrea sanguinolenta y que realicen un tratamiento adecuado con análisis de rutina y cultivo de materia fecal con el seguimiento pertinente.

Por otra parte, el alerta es una herramienta preventiva donde se explican las medidas de prevención para que la prensa pueda utilizarlas a fines de difundir a toda la población.

El funcionario dijo también que la carne vacuna es la responsable del 50% de los casos  vinculados al SUH, las comidas rápidas como hamburguesas mal cocidas son un vehículo inexorable de transmisión del síndrome, y el cruce en lo que refiere a la elaboración del alimento, concretamente la contaminación cruzada: no se debe utilizar la misma tabla para cortar la carne y la verdura, se debe realizar por tablas separadas y con cubiertos diferentes.

Asimismo aconsejó que se debe usar agua segura, es decir apta para el consumo, para lavar las verduras y la carne: “Si no tengo la garantía de agua segura agrego dos gotas de lavandina y 30 minutos de reposo por cada litro o sino la pongo a hervir y con eso lavamos los alimentos”, expresó.

Hizo hincapié en el lavado de manos, después de ir al baño, de cambiar pañales, de manipular elementos crudos, porque las manos son el principal transmisor de enfermedades.

“El 100 % de los casos de SUH, no sólo en nuestra provincia sino también en otros países, son niños que gozan de buena salud, niños sanos, en condiciones óptimas con pesos adecuados, sin enfermedades asociadas”, aclaró.

En el 2015 hubo 2 casos de Síndrome Urémico Hemolítico, un caso se dio en la semana epidemiológica número 1 y otro en la 35. “Los dos son pequeños entre el grupo etario de los 2 a 4 años. En 2016 llevamos transcurridas 8 semanas y ya tenemos 2 casos, comparativamente tendríamos al año pasado el mismo número de casos pero no ajustados a la tasa promedio país que es de 5,1, y nosotros hoy tenemos 3,2 es decir que estamos por debajo”, explicitó.

Desde el Programa de Epidemiología y Bioestadística, dependiente del Ministerio de Salud, se visita la familia, se hace la encuesta familiar, se llena la ficha epidemiológica específica y finalmente se procede a darle aviso al área de Bromatología del Ministerio para realizar el muestreo de alimentos si es posible para analizarlos y de agua de consumo de la vivienda. “Cuando no es posible acceder, se muestrean los alrededores y se hace una búsqueda retrospectiva, es decir hacia atrás, para ver qué ingirió el niño anteriormente”, resaltó.

En el 100% de los casos que hubo de SUH en la provincia poseen antecedentes de ingesta de carne molida, principalmente hamburguesas, salchichas y de una dieta no adecuada. “También se puede dar el SUH en adultos mayores pero la probabilidad es mucho más baja y la situación que está vinculada al hecho de la probabilidad de muerte es escasa o nula en los adultos”, finalizó Riera.