Tres semanas después de anunciar que abandonaría el tenis este año, el escocés Andy Murray se sometió a una operación de cadera en Londres, lo que podría marcar el final de su carrera pese a su voluntad de retirarse en Wimbledon.

La noticia llegó a través de la cuenta de Instagram de Murray, quien publicó dos fotos: una en la que se lo ve en una cama de hospital y otra de una radiografía de su cadera. “La siento un poco maltratada y magullada, pero espero que este sea el final de mi dolor de cadera. Ahora tengo una de metal”, contó.