Tras bajarse del “Bailando 2015”, compró una casa rodante para ir de gira con sus personajes: “Quiero hacer funciones a la gorra.

Para esta sección, te votó la gente, como lo hacía en “Bailando”. ¿Te sigue sorprendiendo o ya te acostumbraste?

Siempre te queda la duda de por qué. En este caso fue para leerme en esta nota. Y ojalá sea por cosas buenas. Soy tan sencilla y simple, tengo una vida tan poco ruidosa… Quizá por lo que pasó el año pasado en ShowMatch. Fue tan fuerte. Y a la distancia lo veo más fuerte todavía. No sé si cuando uno se aleja de las cosas las empieza a ver de otra manera. Fue tan intenso. Sabía que no se iba a poder repetir. Estoy cada vez más convencida.

¿Por eso renunciaste?

Yo siempre luché contra la ambición de la fama. De hecho, me bajé ahora en un momento fuerte. Creo que la fama es mentira. Es algo muy pasajero. Lo lindo es hacer cosas que estén bien, cosas buenas. No es necesario ser famoso, sino hacer las cosas bien. Pareciera ser que estar en la televisión es lo que te da éxito. Y si no estás, no tenés éxito. ¿Sabés la cantidad de gente que conozco que no está en TV y es exitosa? Ni siquiera hablo del éxito económico, sino de la simpleza de las cosas. Valoro cada vez más a las personas que se conforman con poco. Es un valor que perdimos. Cuando te morís, no te llevás nada. Te llevás solamente los momentos que vivís, los recuerdos, las sonrisas.

De hambre no me morí nunca. Y fue siempre trabajando. No se puede vivir acumulando”.

Hablás del éxito como algo que nunca te conquistó. ¿Es así?

Siempre fui perfil bajo. Y el año pasado noté la exposición mucho, por ejemplo, en el subte. Iba con mi hijo Lorenzo al colegio y una vez que pasó mitad de año era un hitazo. Por ahí nos sacaban fotos a escondidas. Un par de veces viajé en tren, en el Sarmiento, y fue re fuerte. Noté mucho la diferencia. Otro año más iba a ser re intenso. Nunca quise ser famosa. Siempre quise laburar. Esas cosas que no se construyen, después se desarman. Yo sigo estudiando.

¿Qué estudiás?

Ahora fotografía. Me gusta mucho. Soy un queso, pero me gusta. Hice títeres, escenografía, pintura. La fotografía agudiza el poder de observación. Antes no tenía la tranquilidad, ahora me aplomé un poco. Yo no siento que quiero ser solamente actriz. Soy muy curiosa. Siempre fui igual. Ahora trato de aprender. No me quiero morir sin aprender las cosas que me gustan. El domingo (por hoy) voy a estar en Pumakawa, una reserva ecológica que queda en Villa Rumipal, Córdoba. Vamos a soltar unas lechuzas. Voy a hacer las canciones de María Elena Walsh ahí. Me busco la casa rodante, los títeres, todo, y me voy.

¿La casa rodante?

¡Sí! Me compré una y me voy de gira. Tuve varias. Esta es la versión más arriesgada. Me parece fascinante que pueda viajar conmigo todo mi mundo. Me parece hermoso. Ahora quiero volver a disfrutarlo con mi hijo. Me encanta que conozca. El plan es arrancar en Córdoba. Mucho beneficio. Quiero devolver todo lo que me dieron. La casa rodante tiene baño, cocina, habitación y llevo escenografía.

El contraste de “ganadora de Bailando” con lo que contás es increíble.

¿Y sabés qué? Este año quiero hacer funciones a la gorra. Es hermoso. El teatro, para el contacto con la gente, es hermoso. Ir a la gente está bueno. Podría seguir instalada en un teatro de calle Corrientes. Podría haber hecho la obra que hacía en el verano. Pero elegí ir a la gente ahora. No necesito seguir acumulando nada.

Siempre luché contra la ambición de la fama. Es algo muy pasajero. Lo lindo es hacer cosas que estén bien”.

¿No te asusta el no tener un sueldo asegurado?

Ya la pasé. Yo de hambre no me morí nunca. Y fue siempre trabajando. No se puede vivir acumulando. Hay que dar, recibir, convivir con el éxito y saberse correr. Tener una vida normal, común. No sabés lo que es para mí poder planchar el guardapolvos de Lorenzo, ir a buscarlo al colegio, hacerle la leche, leerle un libro, contarle cosas… El rol de los padres para mí es fundamental.

Hace poco, en esta sección, Cecilia Milone dijo que no tendría hijos porque no podría criarlos sola.

El mío tiene su papá. Ahora él trabaja en Paraguay, está casi la mitad del mes allá. Pero está súper presente. Estar sola es un miedo que todas tenemos. Esas cosas se aprenden y transitan. No hay que tener miedo. Aprendí a hacer sola las cosas y, además, somos una familia tan linda. El papá de Lorenzo está de novio y ella es divina con el nene. Pienso que cuanta más gente lo quiera, mejor. Cuesta escuchar que él la quiere. Pero es re lindo que los pibes se sientan amados. Una tiene que luchar batallas internas contra las cosas de uno. Pero yo voy a ser siempre su mamá.