Un científico perdió la paciencia con su camarada elocuente que insistía en revelar cómo terminan las historias que tenía para matar el tiempo en la nieve.

Un ingeniero apuñaló a su compañero de misión en la Antártida porque éste insistía en contarle cómo terminan los libros que se había llevado para leer en la estación de Bellingshausen, que le corresponde a Rusia.

El ingeniero Sergey Savitsky, de 55 años, apuñaló al menos una vez al soldador Oleg Beloguzov, de 52, porque este último no paraba de arruinarle los finales de los libros que se había llevado para matar el tiempo libre.

Todo indica que la elocuencia de Beloguzov, su predilección por los relatos orales y su insistencia en contar con lujo de detalles las historias que Savitsky deseaba leer no fueron bien recibidas por su camarada, con quien llevaba seis meses en las islas Shetland del Sur.

El episodio ocurrió el 9 de octubre pasado durante la hora de la comida en la cantina de la estación rusa, informó la agencia rusa Interfax. Savitsky se encuentra bajo arresto domiciliario hasta el 8 de diciembre, fecha en la que tendrá que enfrentarse a la justicia por homicidio en grado de tentativa.