Dos altos mandos de la Armada que estaban a cargo de la búsqueda y rescate de los 44 tripulantes del ARA San Juan fueron pasados a disponibilidad ya que están siendo investigados.

Según informaron desde el Ministerio de Defensa, los oficiales seguirán perteneciendo a la fuerza pero serán “corridos” de sus funciones “hasta tanto se determine su responsabilidad”.

Se trata del contraalmirante Luis Enrique López Mazzeo y el capitán de navío Claudio Villamide fueron corridos de sus cargos por las irregularidades en el operativo de búsqueda y rescate de los 44 submarinistas.

Hace apenas dos semanas, el contraalmirante Gerardo González, jefe de la Base Naval de Mar del Plata también había pedido su pase a retiro.