Sin brillo, con sufrimiento pese a jugar cerca de media hora con un hombre de más respecto de su rival y con poco juego, la Selección Sub 20 cumplió con el objetivo. Venció a Perú y se clasificó al hexagonal final del Sudamericano que se desarrolla en Chile y que otorga cuatro plazas para el Mundial de Polonia.

El seleccionado dirigido por Fernando Batista volvió a padecer el calor y el cansancio de un torneo que no da descanso, pero nuevamente dejó dudas desde la generación. Incluso su rival, que sufrió la expulsión de Junior Huerto, llevó peligro al arco de Manuel Roffo desde el juego aéreo.

Recién en el final, Maximiliano Romero (reemplazó a Gaich) aceleró en los últimos metros y le cometieron un penal que el ex Vélez transformó en el gol (el segundo en su cuenta personal) del triunfo. Fue apenas el tercer tanto del equipo en cuatro presentaciones.