En Lomas de Zamora, el equipo de Velasco se impuso por 3-1 y obtuvo su segunda victoria en el Grupo D.

Argentina venció por 3-1 a Japón (20-25, 26-24, 25-19 y 25-23) y así logró la segunda victoria en el Grupo D de la Liga Mundial. Mañana, también desde las 20, volverán a enfrentarse en el Polideportivo de Lomas de Zamora.

El primer set fue un compendio de lo que no debería repetirse en una etapa de crecimiento. La Argentina cedió 9 errores no forzados (fueron 34 en total), no tuvo contundencia y recibió de regular para abajo. Así le permitió a Japón mostrar su versión bien asiática, con defensa heroica, pureza técnica y voluntad permanente para reconstruir el juego.

Después funcionó la “ametralladora” que Julio Velasco tiene para los cambios y la Selección se recompuso. Buen recambio, 19 puntos de Facundo Conte, el regreso eficaz de Sebastián Solé y una sensible mejoría alcanzaron.