José Ignacio Bergoglio y su pareja, Marina Muro, fueron interceptados por un grupo de delincuentes armados cuando estaban a punto de ingresar a su casa, en Ituzaingó. Lograron encerrarse en un cuarto hasta que llegó la policía.

Anoche, poco antes de las 22, José Ignacio Bergoglio, el sobrino del papa Francisco, y su pareja Marina Muro, la fundadora y presidenta de la organización Haciendo Lío, fueron asaltados cuando estaban a punto de entrar a su casa en Ituzaingó.

Según relató Muro en su cuenta de Facebook, un grupo de delincuentes armados los interceptó frente al domicilio e intentó ingresar al mismo para robar. “A José lo hicieron tirar al piso y le pusieron dos armas en la cabeza mientras a mí me apuntaban con otra”, escribió.

Adentro de la casa los esperaban sus sobrinos. Frente al temor de la amenaza, la reacción de la pareja fue correr hacia el interior. “Nos encerramos todos en una habitación hasta que dejamos de escuchar tiros y llegó la policía”, relató Muro en la red social.

Por su parte, José Ignacio agradeció el rápido accionar de la policía local y la bonaerense, que al llegar al lugar, en la calle Posta de Pardo al 800, provocó la dispersión de los delincuentes. Esta madrugada, se llevaba a cabo un fuerte operativo de búsqueda.