La jueza Virginia Palacios y el comisario inspector Pablo Gabriel Álvarez brindaron una conferencia de prensa y rompieron con el hermetismo que gira en torno a la investigación del crimen en el barrio Faecap. Sin embargo, aclararon que la causa está bajo secreto de sumario.

La jueza Penal Nº 3 de San Luis, Virginia Palacios, y el comisario inspector Pablo Gabriel Álvarez, jefe del Departamento Judiciales de la Policía, rompieron esta tarde con el hermetismo que gira en torno a la investigación del crimen de Romina Aguilar. La victima era la esposa del intendente de La Calera, Diego Lorenzetti, y fue asesinada de dos disparos el pasado sábado en la puerta de su casa, en el barrio Feacap de la capital puntana. Aclararon que la causa está bajo secreto de sumario y que no descartan ninguna hipótesis.

“Se están tratando varias líneas de investigación”, aseguró Palacios. Además, confirmó que el sábado se realizó un allanamiento por la causa. Aunque no ahondó en detalles del procedimiento, sí señaló que hasta el momento no hay detenidos.

Por su parte, Álvarez explicó que la investigación “se está manejando con secreto de sumario”, aunque dejó entrever que Romina recibió “disparos muy certeros. No sé si hablar de profesionales, pero sí que han sido disparos certeros”, deslizó

Según el comisario, Lorenzetti se presentó ante la Policía el mismo día del crimen. “No hizo declaración, sino una denuncia”, y aseguró que aportó datos importantes para la causa.

Pese a ello, Álvarez, igual que Palacios, remarcaron que no  descartan ninguna línea de investigación.