Parece un oasis nevado en medio del desierto, pero en realidad es el interior de un accidente topográfico en el planeta rojo.

La Agencia Espacial Europea (AEE) publicó esta semana unas imágenes del crácter Korolev, una de las rarezas de la superficie de Marte. Las fotos muestran el accidente topográfico cubierto por una capa de hielo de 1,8 kilómetros de espesor.

El cráter Korolev tiene 82 kilómetros de diámetro y en su depresión guarda un disco de hielo que se ve en las imágenes de la Cámara Estéreo de Alta Resolución (HRSC) de Mars Express, la misión de la AEE.

La foto publicada el jueves pasado se formaron con cinco “franjas” capturadas en distintas órbitas y combinadas para formar una única imagen. En las tomas se nota que se trata de un cráter bien preservado cubierto de nieve y relleno de hielo.