Fue en plena hora de compras. Hombres armados con explosivos irrumpieron en el lugar en dos camionetas que luego explotaron. Hay 31 muertos.
Un atentado con explosivos provocó un baño de sangre en un concurrido mercado popular en China, en la ciudad de Urumqi, capital de la región musulmana de Xinjiang, en el oeste del país. El saldo es de 31 muertos y 90 heridos.

Alrededor de las 07:50 hora local, con el mercado lleno de personas que salían a comprar, dos todoterrenos sin matrícula rompieron unas vallas protectoras y atropellaron a la multitud, al tiempo que los conductores arrojaron varios explosivos por las ventanillas.

Después, ambos vehículos explotaron en medio del mercado, informó la agencia oficial Xinhua.

Aunque las autoridades no han facilitado aún la identidad de los conductores y ningún grupo ha reivindicado el ataque, el portavoz de Asuntos Exteriores, Hong Lei, calificó el suceso como “un incidente terrorista violento” y el presidente chino, Xi Jinping, urgió a “castigar con severidad a los terroristas”.

Varias fotografías del suceso se han divulgado en las redes sociales chinas, en las que se puede ver cuerpos en el suelo, gente ayudando a los heridos, una densa columna de humo o un incendio en la misma calle del mercado al aire libre con restos de los productos de los puestos en el suelo.

“Antes de las ocho escuché varias explosiones fuertes. Me acerqué a menos de cien metros de la escena y entonces vi las llamas, un humo muy denso, varios vehículos quemados y gente herida. Muchos de los vendedores abandonaron sus tiendas y huyeron por el miedo”, dijo un internauta a través de Weibo, el equivalente a Twitter en China. La región autónoma de Xinjiang es uno de los puntos calientes de China tras décadas de conflicto entre los uigures, de religión musulmana, y la etnia mayoritaria han.

En esta región existen grupos extremistas, muchos de ellos dirigidos por miembros de la etnia uigur, que reivindican la independencia de esa región bajo el nombre de “Turkestán Oriental”.

De hecho, durante los últimos cinco años el número de víctimas relacionadas con enfrentamientos entre las autoridades y estos grupos o por ataques terroristas se sitúa alrededor de 400.