Funcionarios de la fauna salvaje, con ayuda de drones y elefantes domesticados, buscaron durante varios dias al paquidermo a quien los residentes de la zona apodaron con el nombre del fallecido jefe de la red yihadista Al Qaida, Osama Bin Laden.

«Hemos llevado a cabo una última etapa hoy… Dos dardos fueron lanzados por expertos que han tranquilizado al elefante macho», indicó a la AFP un responsable forestal.

Ahora se tiene que «desplazar al elefante hacia un bosque donde no haya viviendas» cerca, agregó.

En octubre, el animal había matado a cinco personas, tres de ellas mujeres, en 24 horas, en el distrito de Goalpara.

Los responsables aseguraron que tendrían en cuenta el bienestar del animal y la seguridad de las personas residentes en la zona escogida para su traslado.

Casi 2.300 personas han muerto en India debido a los elefantes en los últimos cinco años, según cifras oficiales publicadas en junio.

Por otra parte, desde 2011, 700 elefantes murieron, a menudo en accidentes causados por la reducción de su hábitat natural.

En algunos casos, estos paquidermos perdieron la vida electrocutados al chocar con barreras eléctricas o en accidentes al cruzar las líneas ferroviarias. En otros, fallecieron envenenados o abatidos por los habitantes.