Los bomberos de una localidad de Tailandia llegaron hasta la casa de un vecino por una denuncia: insólitamente, una cobra se escondía entre los arbustos y podía atacar a las personas. Claro, ante la presencia de la impactante serpiente de más de cinco metros, todo el mundo se quedó paralizado.

Pero esa situación no fue anormal para Sutee Naewhart, un trabajador de 37 años. El hombre pensó cómo atrapar a la serpiente y partió desde una base: no quería usar una trampa para no lastimar al animal.

Fue así que con destreza y algunos trucos, luego de 20 minutos pudo controlar a la cobra: “No quería utilizar ninguna trampa. Pero es verdad que si alguien no tiene experiencia, puede morir por la picadura de la Cobra”.