Dos personas fueron internadas por ingerir accidentalmente los alfileres y el gobierno dispuso medidas para proteger su exportación. También aparecieron en bananas y manzanas.

Al menos 11 personas descubrieron agujas en frutillas en Australia, aunque la mayoría las descubrió antes de tragarlas. Sin embargo, dos consumidores fueron internados por dolores estomacales y ahora comenzaron a aparecer alfileres en bananas y manzanas.

El primer incidente se registró en Queensland, donde un hombre publicó en Facebook que un amigo suyo tuvo que ser hospitalizado luego de tragar media aguja que estaba oculta en una frutilla.

Ante la ola de denuncias, el gobierno australiano dispuso estrictas normas de exportación, por las cuales se debe pasar a las frutas por un detector de metales con el fin de evitar una crisis en su producción.