Durante los últimos meses, Australia se vio desbastada por los fuertes incendios que azotaron a la región desde septiembre y que dejaron un saldo de al menos 20 muertes, miles de evacuados y millones de animales muertos.

Si bien en los últimos días la región recibió un alivio del fuego producto de las intensas lluvias, estas también provocaron una nueva amenaza: las arañas venenosas.

Este martes, el Parque de Reptiles de Australia, situado en una localidad cercana a Sídney, publicó un alerta en su cuenta de Facebook: «El clima húmedo seguido de días calurosos crearon las condiciones ideales para que las arañas de tela en embudo prosperen».

«La temporada de arañas de tela de embudo comenzó», concluye el comunicado.