Una mujer impedida de gestar solicitó judicialmente que se autorice a una amiga para llevar adelante un embarazo, concebido mediante técnicas de fertilización asistida, y que una vez nacido el niño, se le permita inscribirlo como hijo suyo.

El juez de 1ª Nominación de Familia de la ciudad de Córdoba, Luis Belitzky, hizo lugar al pedido de la mujer, y declaró inconstitucional para este caso concreto el artículo 562 del Código Civil y Comercial, según el cual una persona nacida mediante una técnica de reproducción asistida es hija de quien la dio a luz, dando lugar a la maternidad subrogada.

En este caso, al suspender la constitucionalidad de ese artículo, la Justicia homologó el acuerdo para que la mujer que solicitó la práctica inscriba en el Registro Civil como propio al hijo que se gestará en el vientre de la otra, a quien la une un vínculo de amistad, y que accedió a prestar su útero de manera altruista.

En su resolución, el juez recomienda a quien será la madre del bebé, que ponga en conocimiento del mismo su realidad biológica y el modo en que fue gestado, “en la medida que la capacidad y grado de madurez de aquel lo vaya permitiendo”, precisa el fallo difundido por el portal Justicia Córdoba.