El caso Boudou agobia al Gobierno, es una mochila demasiado pesada. La Presidenta no deja de apoyar a su vice en privado, pero en la escena pública mantiene kilómetros de distancia. Cristina se muestra sólo con una agenda positiva, de hechos que la acerquen a la gente. Y la semana que viene sería el turno de los autos. Aunque en medio faltan atar “detalles” clave. Y pese a que la solución propuesta terminó siendo un problema más.

“La Presidenta quiere hacer el anuncio el miércoles ”, aseguran las automotrices haber escuchado de fuentes oficiales. ¿Cuál es ese anuncio? Una rebaja generalizada de precios de los autos, y planes de financiación para comprar 0 kilómetro.

Sería un gesto a la clase media y un intento de reducir las suspensiones del sector. El plan parece perfecto. Hasta que se llega a los detalles, claro.

El jueves los ministros Kicillof y Giorgi reclamaron a las automotrices, una por una (sólo no convocaron a Ford y Fiat, ¿se olvidaron?) que bajen los precios de los autos un 15%.

Les dieron 24 horas para responder. Ayer las empresas mandaron sus respuestas. Todos juran que ninguna aceptó la propuesta oficia l de manera plena.

Según contaron distintas empresas a este cronista, cada una ofreció una rebaja diferente. Unos proponen hacerlo en modelos puntuales, no a toda la línea. Otros, que la mitad de la rebaja la haga el fabricante y otra tanto el concesionario.

La oferta oficial habría sido rebajas a cambio de créditos del Banco Nación para los 0 kilómetro. “Pero de esas líneas de financiación no tienen nada definido”, dijo un ejecutivo del sector. “Es que en verdad no tienen nada de nada, ni créditos ni rebajas, pero hablan alegremente del tema y terminan de hundir el mercado ”, se enojaba anoche otro empresario. ¿Por qué? “ ¿Quién va a comprar hoy un auto si están diciendo que van a bajar de precio en los próximos días?”, respondió preguntando el hombre. Esperan un fin de semana de frío polar en las concesionarias, claro.

Algunas fuentes dijeron que el Gobierno había prometido que si había rebajas de precios podría haber una reducción o eliminación del impuesto especial para los autos de alta gama, tema que enerva a las empresas. Otros dicen que eso no se discute. Sin embargo, también ese debate tiene ya sus víctimas colaterales, autos que los argentinos ya no podrán comprar.

Este es un caso curioso, por cierto. El impuesto nació por la necesidad de frenar el drenaje de dólares, apuntando a que se importen menos vehículos. Pero está golpeando de manera inesperada en vehículos de fabricación nacional. Toyota ya dejó de ofrecer la camioneta SW4 en el mercado local. Se fabrica acá, pero sólo para exportación. En Argentina, por el impuesto es demasiado cara. Esta semana, Citroën publicó la nueva lista de precios. El C4 Exclusive, en su gama Pack Select, cayó adentro del impuesto. Las unidades que están en las concesionarias podrían ser las últimas que ofrezcan: analizan sacar ese modelo de mercado.