Llevan radares, rastreadores y cámaras infrarrojas para hallar a las 223 estudiantes secuestradas hace un mes.

Varios aviones espías estadounidenses comenzaron a sobrevolar ayer la zona selvática del norte de Nigeria para ayudar a encontrar a las más de 200 adolescentes secuestradas a mediados de abril por el grupo ultraislámico Boko Haram. Son parte de un gran operativo conjunto en el cual intervienen especialistas militares y civiles de varios países, además de EE.UU., como Gran Bretaña, Francia, China e Israel.

Si bien el gobierno nigeriano siempre se mostró reticente a la ayuda internacional, tuvo que aceptar finalmente la colaboración externa tras las fuertes críticas que recibió por la inacción frente a un hecho que causó conmoción a nivel mundial.

“Hemos compartido imágenes satelitales con los nigerianos y estamos efectuando vuelos piloteados de espionaje, vigilancia y reconocimiento sobre Nigeria con la autorización de su gobierno”, admitió un funcionario estadounidense, que pidió mantener el anonimato. El jefe del Mando Regional de Estados Unidos para Africa, el general David Rodríguez, llegó ayer a Abuya, la capital nigeriana, para comandar el operativo de rescate.

De acuerdo a lo que trascendió, el Pentágono aportó equipos de radares para interceptar comunicaciones, detectores de infrarrojos y cámaras de alta definición con las que se puede detectar movimientos humanos en las selvas de Sambisa, donde se cree que se esconde Boko Haram.

En forma paralela, un grupo de expertos está analizando “con lupa” el vídeo de 27 minutos difundido el lunes por los secuestradores, donde se pueden ver a unas 130 niñas y adolescentes capturadas. En la cinta, el jefe de Boko Haram, Abubakar Shekau, exige la excarcelación de sus “hermanos” combatientes de las prisiones nigerianas a cambio de la puesta en libertad de las chicas.

Las imágenes muestran a las estudiantes vestidas con largos velos negros y grises que permiten ver sus rostros, sentadas en el suelo en el exterior, rodeadas de árboles, recitando el primer capítulo del Corán. En ningún momento Shekau aparece acompañado por las estudiantes de secundaria, que aparecen tristes y resignadas. El líder de Boko Haram, que en un primer momento dijo tener la intención de vender a las adolescentes como “esclavas”, asegura ahora que comenzó a convertirlas al islam, si bien algunas “se aferran a su religión” católica.

“ Todas las jóvenes del video fueron identificadas y son las estudiantes del colegio público de Chibok”, confirmó Kashim Shettima, después de que los familiares de las víctimas vieron el video. Las chicas fueron raptadas el 14 de abril pasado en una escuela de Chibok, en el norte del país, donde vive una amplia comunidad cristiana. Varias de ellas lograron escapar y quedan 223 en manos de los asaltantes. Las chicas que huyeron se niegan a hablar por temor a represalias contra ellas o sus familias. Las autoridades militares nigerianas intentaron localizarlas, pero les resultó imposible por las características de la selva.

Mientras las fuerzas especiales internacionales amplían su operativo, las autoridades nigerianas se preparan a abrir una negociación con la cúpula de Boko Haram. El ministro de Asuntos Especiales, Tanimu Turaki, afirmó ayer que “el Gobierno ha puesto en marcha un comité de negociación para que en caso de que Boko Haram quiera hacerlo lo haga a través de este canal”.

Para lograr este fin el gobierno nigeriano convocó a expertos de Israel.

Un equipo de élite de los servicios secretos israelíes está viajando al país africano para intervenir si avanzan las conversaciones. “La formación del equipo israelí, que se espera pueda contribuir a una negociación efectiva, se cerró durante una conversación telefónica entre el presidente de Nigeria y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en la que este último ofreció ayuda”, reveló el diario Yediot Aharonot, de Tel Aviv.