Boca podría perder al juvenil Santiago Ramos Mingo, un defensor con mucha proyección, que el Barcelona quiere fichar aprovechando que todavía no firmó contrato con la institución de la Ribera.

Nacido en Córdoba en 2001, el chico de 17 años tiene una oferta para continuar su carrera en la institución catalana, pero en caso de aceptarla, al «xeneize» no le quedaría plata porque se iría en condición de libre.

Según supo NA, Boca le ofreció rubricar su primer contrato después de haber cumplido los 16 años, que es cuando FIFA permite que los menores de edad estampen su firma.

Sin embargo, por diversos motivos, esa situación no se dio y esta chance de Barcelona lo deja en una encrucijada al club: insistir en que firme el vínculo a riesgo de quedarse sin nada o sentarse a negociar con los españoles, que difícilmente quieran pagar un dinero elevado por un juvenil sin contrato.

Ramos Mingo llegó a Boca en 2015 tras iniciarse en el Club Deportivo Atalaya de su provincia y Gustavo Alfaro lo llevó a la pretemporada, al punto que tuvo minutos en un amistoso ante Chivas de Guadalajara.