Del Hall, un ex militar de Estados Unidos, logró perder 19,95 kilos kilos adaptando una vieja traducción a su dieta: dejó de comer alimentos sólidos y sólo consumió cerveza durante los 45 días de la Cuaresma.

El hombre de Cincinnati, Ohio, aseguró a un periódico local que su salud mejoró con esa dieta. Y dijo que, si bien tiene 43 años, se siente «como un veinteañero» porque afirmó que necesita menos tiempo para dormir, piensa de manera más clara y no sufre inflamación en su cuerpo.

Hall trabaja en una cervecería de Fifty West y durante ese tiempo sólo tomó una o dos cervezas al día. Para este reto el hombre se inspiró en los monjes de un monasterio próximo a Múnich que, a principios del siglo XVII y con el permiso del Elector de Baviera, produjeron con fines nutricionales una cerveza especial tan densa y calórica que era conocida como ‘pan líquido’.