El DT admitió la asignatura pendiente de su ciclo actual, aunque recordó también los títulos de sus pasos anteriores por el club.

Carlos Bianchi sabe que cuenta con un crédito importante en Boca. Que las vueltas olímpicas de sus ciclos anteriores le dieron el respaldo del público, en algunos casos en forma incondicional. Sin embargo, también reconoce que, luego de un año y medio desde su regreso al club, él y su cuerpo técnico están en deuda con el hincha.

“A la gente le debemos un título”, asumió el DT durante su habitual conferencia de prensa de los viernes. De todas formas, aclaró que él y sus colaboradores están “haciendo lo máximo profesionalmente para conseguir cosas” con el club.

“Nosotros tendríamos que haber peleado hasta la última fecha con River”, se lamentó el Virrey. aunque valoró que la dirigencia le garantizara su continuidad: “Creo que reconocen nuestro trabajo porque tenían la posibilidad de rescindir”.

Si bien Bianchi asumió la necesidad de ganar un título, también sacó chapa de sus conquistas anteriores. “Algo le hemos dado a los hinchas. Hasta el día que se mueran van a recordar que ganaron tres Copas Libertadores y dos Intercontinentales en tres años, cosa única en el mundo”, dijo el técnico en alusión a las conquistas sudamericanas de 2000, 2001 y 2003 y a las obtenidas en Japón en 2000 y 2003 (en 2002 Bianchi no dirigió a Boca).

En cuanto al equipo que enfrentará a Gimnasia en la última fecha del torneo, Bianchi no dio mayores precisiones, aunque contó que a Riquelme “no lo veo para este domingo”. Ledesma, Riaño, Gigliotti, Martínez también están en duda.

Sobre el enganche y la ovación que recibió el último domingo en la Bombonera ante la posibilidad de que fuera su último encuentro como local, el DT consideró que “fue lógica la reacción de la gente, ya que es el mejor jugador de la historia del club”. De todas maneras, evitó hablar de las posibilidades de renovación del ídolo: “Es algo que deben resolver los dirigentes con su representante”.