Le ganó 3-1 con un doblete de Martínez y un gol de Gigliotti. Los de Bianchi quedaron a un paso de la Sudamericana. El local jugará el próximo torneo en la B Nacional. Mirá los goles.

El primer tiempo resultó de muy bajo nivel, con muy pocas acciones de interés. En los primeros 20 minutos los dos equipos perdían la pelota con facilidad, predominaban las imprecisiones y sólo se buscaba la aproximación a lo arcos a través de centros aéreos, ante los cuales siempre ganaron los defensores.

Después Boca mejoró en la circulación, volcó todo el juego sobre la izquierda de su ataque, donde se juntaban Juan Sánchez Miño, Emanuel Insúa, Nicolás Colazo y, ocasionalmente, el Burrito Martínez, sin que Leonel Di Plácido y Oscar Ahumada otorgaran seguridades a los Albos.

Sin embargo, Boca por entonces no encontró precisión en el último pase, insistió con pelotas altas y los centrales Carlos Casteglione y Marcelo Bustamante se mostraron muy solventes.

Ya se estaba llegando al descanso cuando, a los 44 minutos, Boca contó con la única escena de riesgo concreto para el arco ee Nicolás Cambiasso y ocurrió a través de un contraataque en el que All Boys retrocedió muy mal, Gigliotti se llevó la pelota por el medio y antes de llegar al área sacó un derechazo que fue devuelto por el palo izquierdo.

El segundo período comenzó con mucho mayor ritmo que la parte inicial y a los 2 minutos Boca se puso en ventaja en una acción en la que Insúa llegó hasta le fondo por izquierda, sacó un centro que Cambiasso manoteó defectuosamente y el Burrito Martínez, de frente al arco, no tuvo inconvenientes para anotar.

Rápidamente All Boys llegó al empate, apenas tres minutos más tarde, a través de una corrida del chileno Gonzalo Espinoza por la derecha con centro hacia el medio del área y Jonathan Calleri conectó con una volea perfecta para superar a Agustín Orion.

El tramo que siguió fue lo mejor de All Boys, que se colocó en ofensiva con agresividad e inquietó poniendo mucha gente en el área del adversario.

Pero, a los 15 minutos, fue Boca el que volvió a pasar al frente con una jugada que inició Colazo con apertura hacia la derecha para Martínez, quien llegó hasta el fondo de la cancha, enganchó hacia adentro y con un zurdazo cruzado dejó sin chance a Cambiasso.

Con el correr de los minutos el local se desordenó y quedó muy expuesto a los contraataques, a punto tal que Cambiasso tuvo que aparecer por tres veces para salvar otra caída de su arco, a los 17 ante Sánchez Miño; a los 29, frente a Gigliotti y, a los 32, de nuevo contra Sánchez Miño.

Finalmente el tercero gol y la definición del encuentro se produjo a los 36, con una jugada que comenzó Claudio Riaño con apertura hacia la derecha para Martínez, cuyo centro encontró absolutamente solo a Gigliotti para que el artillero acertara de cabeza.