Se impuso por 1-0 con gol de Luciano Acosta a Gimnasia, que terminó de resignar su chance para alcanzar el título.

Boca prolongó su envión ganador en La Plata y terminó de extinguir las mínimas ilusiones que le quedaban a Gimnasia. La visita ganó 1 a 0 y, además de maquillar su final de campeonato, terminó el torneo como subcampeón.

Gimnasia presionaba en los primeros minutos pero poco a poco Boca tomó protagonismo y comenzó a generar peligro en el arco de Monetti a través de la pelota parada. Sin embargo, el gol llegó gracias a un gran pase de Sánchez Miño para el pique de Acosta. El pibe definió por encima de Monetti con un toque sutil y puso en ventaja a Boca.

Gimnasia se adelantó tras el gol de Boca y se adueñó de la pelota, pero no logró inquietar a Trípodi durante el resto de la primera mitad. Al equipo platense sólo le sirve la victoria para aspirar a un desempate con River si es que el equipo de Ramón Díaz cae como local ante Quilmes y que Estudiantes no derrote a Tigre.

Tampoco tuvo ideas el local en el segundo tiempo. Apenas un cabezazo de Mesa y un remate desviado de Mendoza. Y con el correr de los minutos, Boca aprovechó la desesperación del rival para manejar el resultado. Sobre el final, vio la roja el pibe Lachalde en el local.
El conjunto de Troglio se terminó de despedir del campeonato en un cierre de malos resultados: apenas ganó un punto de los últimos nueve y quedó quinto. Boca, en cambio, metió una seguidilla de cinco triunfos al hilo que le permitió ser subcampeón. Sin embargo, el equipo de Bianhi no pudo clasificarse a la Copa Libertadores: cualquier resultado entre San Lorenzo y Vélez dejará a uno de estos dos equipos por encima suyo en la tabla anual, cuyo primer equipo ingresará al certamen continental.