El regreso fue con sufrimiento y victoria: 2-0 sobre Godoy Cruz con goles de Darío Benedetto y Mauro Zárate.

El gol que comenzó a cambiar el ánimo de los hinchas, que en la previa insultaron a Daniel Angelici, llegó a los 13 minutos. Fue del Pipa, con un remate cruzado, vulnerando la resistencia de Roberto Ramírez, que llegó a tocar la pelota.

El penal había llegado por una avivada de Carlos Tevez, quien en velocidad se puso delante de su marcador y sólo tuvo que prepararse para la caída, tras un toque de atrás de Facundo Cobos. Silvio Trucco no dudó a la hora de dar penal.

Hasta el gol, Boca era más. Manejaba la pelota y jugaba cerca del arco del Tomba. Pero tras la apertura del marcador, el visitante comenzó a crecer.