Boca buscará este miércoles dar el primer paso hacia las semifinales de la Copa Libertadores de América, cuando visite a la ecuatoriana Liga Deportiva Universitaria en la altura de Quito, en el choque de ida de los cuartos de final.

El encuentro se jugará en el estadio Rodrigo Paz Delgado de Quito desde las 19.15 (hora argentina), contará con el arbitraje del colombiano Wilmar Roldán (el venezolano Jesús Valenzuela estará a cargo del VAR) y será televisado por Fox Sports.

Aun con las dificultades que representa este cruce con el equipo ecuatoriano, campeón de la Libertadores en 2008 (de la mano del «Patón» Edgardo Bauza), es inevitable para Boca ir pensando en el horizonte de las semis, donde lo espera un eventual cruce con River Plate (el martes jugará la ida de cuartos en el Monumental con Cerro Porteño de Paraguay).

El recuerdo permanente de lo que fue la final del año pasado, en la que el conjunto de Marcelo Gallardo terminó imponiéndose en el Santiago Bernabéu de Madrid, alimenta el morbo de un nuevo choque y significa, para Boca, la posibilidad de una revancha. Pero antes está la Liga, que fue segundo de Flamengo de Brasil en el grupo D de la fase inicial, viene de dejar en el camino a Olimpia de Paraguay y se hace fuerte en la altura de su ciudad.

Para el partido de este miércoles, Gustavo Alfaro analiza prescindir del italiano Daniele de Rossi y hacer dos modificaciones respecto de la formación que eliminó en los octavos de final a Paranaense, de Brasil: Lisandro López entrará en la defensa por el paraguayo Junior Alonso y Eduardo Salvio, otro de los refuerzos estrella, lo hará por el uruguyo Nahitán Nández, ahora en Cagliari de Italia.

Para contrarrestar los efectos de la altura (2.800 metros sobre el nivel del mar), Alfaro decidió ir directamente a Quito y esperar allí el encuentro de mañana en vez de hacer base en el llano de Guayaquil y trasladarse directamente a la hora del partido. Es decir, el DT repitió la fórmula de la primera fase, cuando viajó a los 2.500 metros de Cochabamba para enfrentar a Jorge Wilstermann, ante el que cosechó un empate sin abrir el marcador.