Jair Bolsonaro juró en el Parlamento como el 38º presidente de la República Federativa de Brasil. Dio un muy breve discurso de asunción en el que ratificó ratificó los puntos más controvertidos que expuso durante su campaña.

“Vamos a combatir la ideología de género conservando nuestros valores. Brasil estará libre de ataduras ideológicas” disparó el flamante presidente de la mayor economía latinoamericana y agregó: “Vamos a unir al pueblo, valorar la familia y respetar las tradiciones”.

Insistió en su idea de aplicar una política de mano dura para combatir la inseguridad y le reclamó a los senadores y diputados allí presentes que lo acompañen para generar el “marco jurídico” que otorgue mayores libertades a las fuerzas de seguridad a la hora de actuar.