Bomberos de la Policía de San Luis, trabajaron intensamente tras el temporal que acompañado de granizo, azotó a la ciudad capital el jueves por la tarde. Dotaciones de todos los cuerpos atendieron los servicios solicitados por los vecinos damnificados tras el fenómeno climático, entre los que se destacaron el retirado de árboles caídos que obstruían caminos o ingresos a domicilios y el trozado de los mismos.

Además, se trabajó sobre medianeras caídas, casas que sufrieron daños materiales, autos varados y tendidos eléctricos que sufrieron cortes y se encontraban en situación peligrosa (en colaboración con Edesal). Además se informó que los daños sufridos por la tormenta fueron únicamente materiales.