El juez Claudio Bonadio ordenó este jueves detener a la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández por el presunto encubrimiento, a través del pacto con Irán, de los ciudadanos de ese país acusados del ataque a la AMIA en 1994, para lo que pidió a la Cámara alta que la despoje de los fueros que la protegen.

Según fuentes judiciales, el magistrado, que ya encabeza otras causas que afectan a la exjefa de Esrado, dictó su procesamiento por los delitos de traición a la patria y encubrimiento agravado y pidió su detención al considerar que puede entorpecer la causa. También ordenó sobre ella un embargo de 50 millones de pesos.

El Senado deberá decidir si atiende la solicitud de quitar la inmunidad de arresto a Cristina -que juró su cargo el pasado 29 de noviembre-, para lo que será necesario el sí de dos tercios de los legisladores.

En un dictamen de casi 500 páginas, Bonadio dictó otros procesamientos, varios de ellos con prisión preventiva: al exsecretario Legal y Técnico de la Presidencia Carlos Zannini y a Luis D’Elía, que ya fueron arrestados, y otorgó la prisión domiciliaria al excanciller Héctor Timerman por su delicado estado de salud.

También fueron detenidos Jorge “Yussuf” Khalil, referente de la comunidad islámica en Argentina, y el exlíder de Quebracho Fernando Esteche, al considerar que el delito imputado fue orquestado por la cúpula del gobierno pero contó con la colaboración de distintos funcionarios.

Tras la muerte de Nisman, su denuncia fue desestimada, pero la causa fue reabierta en 2016 y posteriormente unificada con otra por presunta traición a la patria, también con el polémico acuerdo en el centro de atención, y dirigida por Bonadio.