Foto: web

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que el Reino Unido está llegando al final de la «primera fase» del brote de coronavirus, pero advirtió que las medidas de la cuarentena se reducirán sólo cuando el gobierno esté seguro de que no habrá un segundo pico del virus y pidió paciencia a la población.

Johnson, quien fue diagnosticado con coronavirus hace un mes y fue internado tras agravarse los síntomas en el Hospital Saint Thomas de Londres, regresó el domingo a la residencia oficial para hacerse cargo de la respuesta a la pandemia tras superar las 20.000 muertes en el Reino Unido y en medio de las presiones para levantar el confinamiento desde los distintos sectores.