La presidenta brasleña rechazó de plano que esté haciendo una campaña electoral “de ataques” contra su principal contendiente sino que apenas disiente con sus posiciones, lo que consideró como una situación normal en una democracia.

“Creo que la campaña tiene que ser de un nivel más alto. Considero que es de alto nivel discutir propuestas. Nadie puede darse por satisfecho si no se discuten propuestas. No he atacado, yo disiento. Esto es democracia. Una elección en la que se debate”, sostuvo Dilma en declaraciones en el Palacio da Alvorada, la residencia de los presidentes de Brasil.

La mandataria se mostró indignada con declaraciones de Silva, quien afirmó que el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) puso a Paulo Roberto Costa al frente de la dirección de Refino y Abastecimiento de Petrobras para “asaltar” a la empresa petrolera del Estado, citó la agencia Brasil247.

Dilma lamentó esas expresiones por considerar que no buscan un debate sobre proyectos y aseguró que ni ella ni su partido buscan “victimizarse”.

“Tuve un momento de indignación cuando la candidata se refirió a lo hecho por el PT en Petrobras durante 12 años. Primero que
ella fue del PT 27 años. De los 12 (en el Gobierno), ella estuvo en el ministerio o en la bancada (legislativa) del partido en ocho”, disparó.

“Hubo un ataque que no es un ataque político. No tengo ningún problema en discutir lo que está en el programa de la candidata, mientras el debate sea político y no sobre el honor de las personas. Que se dé el debate de proyectos, que eso es de la democracia”, abundó la gobernante.