En un partido en el que fue ampliamente superior, el Scratch encontró la ventaja en el segundo tiempo y, con goles de Neymar y Firmino, sacó pasaje a la próxima ronda de Rusia 2018.

Brasil supo contener el intenso despliegue de un México al que le faltó peso en ataque. Después, el trámite del encuentro pasó por llegar al área rival, una y otra vez, hasta quebrar al hasta entonces invencible Ochoa.

Neymar se pone en camino para poner su nombre en lo más alto del fútbol mundial. Y Brasil se prueba, una vez más, el traje de candidato.