Un proyecto de Ley provincial otorga ayudas económicas y créditos fiscales para las compañías que los contraten.

En medio de la crisis nacional y la búsqueda de la inserción, la Provincia impulsa una Ley de Capacitación y Fomento de Empleo, para que las empresas incorporen a miembros del Plan de Inclusión Social, a cambio de ayudas económicas y créditos fiscales. El proyecto fue respaldado por el vicegobernador, Carlos Ponce, y los senadores de Compromiso Federal, quienes destacaron el plan por pensar en pasar a los trabajadores de una relación de ayuda económica a una de dependencia laboral.

Tras su confección en los mismos escritorios de la ex Colonia Hogar, la ministra de Desarrollo Social, Alida García Peanú se juntó ayer con los legisladores para explicarles los alcances de esta norma que el próximo martes llegaría al recinto y, en caso de lograr su media sanción, pasará a Diputados.

Ayuda en pesos

-Quienes tomen gente  del Plan tendrán una ayuda económica equivalente al monto -$2.500- que se paga por cada uno, durante un año (el primer trimestre al 100%, el segundo al 75%, el tecero  al 50% y el cuarto al 25%.

-Además, tendrán un crédito fiscal del 50%, equivalente a la contribución económica no remunerativa del monto de cada beneficiario. Será por un año, aunque podrán usarlo por 36 meses, para cubrir impuestos, por ejemplo.