La Conmebol convocó este lunes a los presidentes de River y Flamengo, finalistas de la Copa Libertadores, a una reunión que se realizará este martes.

Según informó de manera oficial el ente organizador del fútbol sudamericano, del cónclave también participarán los titulares de las confederaciones de Chile, Brasil y Argentina, «con el objetivo de revisar todos los aspectos de la organización de la Final Única».

El partido está previsto para el 23 de noviembre en el estadio nacional de Santiago de Chile y, si bien la sede ha sido ratificada en dos ocasiones, las constantes protestas sociales en contra del gobierno de Sebastián Piñera no cesan y la sede está en duda.

Desde la Conmebol le informaron a NA que la intención es que en la reunión se consensúe la decisión: si mantener al país trasandino como sede (algo poco probable debido a que los conflictos no paran) o elegir una nueva sede que podría ser Asunción, Bogotá o Lima.

La crisis social en Chile se ha cobrado 23 vidas y está prevista que las protestas continúen al punto tal que se anunció una para el día 23, día en que estaba pautado el encuentro.

Incluso, no se descarta que, en caso de mudarse de sede, se retrase una semana la fecha del encuentro para acomodar la cuestión logística.