Foto: web

El primer artículo que se le agregó al reglamento establece que las velocidades máximas permitidas para los caminos de zonas rurales y urbanas son de 90 y 60 kilómetros por hora.

El segundo artículo dispone que el club organizador deberá contar con personal equipado con sistemas de control de velocidad, que se encargará de remitir un informe al comisario deportivo con las novedades surgidas. Asimismo, los tripulantes podrán realizar una denuncia contra otro competidor si éste hubiera violado el reglamento, siempre y cuando presente las pruebas correspondientes.

También será obligatorio para todas las tripulaciones que realicen el reconocimiento de ruta, exhibir en el parabrisas y en la luneta del vehículo, el número de competidor en tamaño de 25×4 centímetros.