Era su primer día de trabajo y como se le había roto su auto la noche anterior, decidió que caminaría para llegar a hora. Porque nada podía frustrar su deseo de un nuevo comienzo. Ni siquiera lo inesperado. Pero a veces la vida da revancha, incluso en los escenarios más desalentadores.

En una de las paradas en las que se detuvo porque le dolían las piernas, Walter fue sorprendido por el oficial Mark Knighten de la policía de Pelham, a quien le contó su historia, según consigna ABC News. Luego de escuchar su relato el oficial lo llevó a desayunar y luego otro policía lo acercó hasta la casa en la que tenía que encontrarse con sus compañeros.

Cuando llegó a la casa eran las 6.30 y luego de enterarse de lo sucedido, la dueña, Jenny Lamey, le ofreció un sillón donde dormir hasta que se hiciera la hora, pero el joven dijo que no, porque quería empezar a trabajar. Mientras charlaban, se enteró de que el hombre, cuando tenía cinco años, había perdido su casa en Nueva Orleans a causa del Huracán Katrina.

Conmovida por la historia, la mujer se contactó con el CEO de la empresa de mudanza Bellhops, Luke Marklin, y le contó quién era su empleado, que en su primer día había batallado contra todo obstáculo y lo había logrado. El empresario fue hasta el lugar donde se encontraban y sorprendió a Walter al regalarle su camioneta Ford Escape. “Walter es increíble, y lo que hizo es increíble. Es todo lo que representa a nuestra compañía”, dijo emocionado.