Los choferes de taxis bloquearon con sus vehículos la calle Colón donde se encuentra el Concejo Deliberante para pedir diálogo en un proyecto de ordenanza que trata mejoras en sus condiciones salariales. Sin embargo, perjudicó el libre tránsito de peatones y automovilistas en el centro donde hubo embotellamiento por horas, bombas de estruendo y bocinazos.

DSC_0034

 

Martha salió apurada a realizar trámites al centro de la Ciudad y pensó que la mejor opción era tomar un taxi para llegar rápido. Al subir al vehículo se encontró con una sorpresa, el taxímetro marcaba $13 como bajada de bandera. Esta misma  situación la vivieron miles de puntanos más que se encontraron ayer con que el nuevo aumento en la tarifa de los taxis ya regía en las calles. Y al llegar debió bajarse dos cuadras antes del lugar de destino ya que por razones de prevención hubo calles céntricas cortadas. El motivo: los choferes de taxis protestaban en las puertas del Concejo con bombas de estruendo, bocinazos y embotellamiento para pedir mejoras en las condiciones salariales y tomar partida en las mismas.La mañana se presentó caótica hasta pasado el mediodía donde los peatones, automovilistas y comerciantes fueron los principales perjudicados, ya que sobre calle Colón se presentaba un importante bloqueo de al menos 50 taxis. Al embotellamiento se le sumaron los bocinazos y bombas de estruendo, hubo playas de estacionamiento, negocios de indumentaria, calzado, librerías y hasta consultorios médicos que vieron afectados su normal atención.

El malestar de la gente se hizo sentir por la protesta de los choferes que llevaron un corte de muchas horas durante calle Colón y las 5 playas de estacionamiento en ese tramo tuvieron que cerrar. Los automovilistas tuvieron que realizar maniobras mágicas para circular y salir del embotellamiento.

La suba que en promedio es del 18% fue aprobada por unanimidad el jueves pasado por el Concejo Deliberante y fue promulgada al día siguiente por el Ejecutivo Municipal y publicada en el Boletín Oficial, pero el mismo no se difundió. Se trata del primer aumento del año luego de la última suba que se realizó en noviembre del 2014. El cuadro tarifario actual está dado por una bajada de bandera en $13, la ficha cada 180 metros en $1,20 al igual que el minuto de espera y todas estas tarifas un 10% más caras desde las 22:00 hasta las 06:00 por tratarse de un horario nocturno.

Testimonios: gente indignada por el caos en el centro

En la esquina de Ayacucho y Colón, un papá retiraba a su hija de la escuela y enojado manifestó en vivo en Radio Dimensión: “En este horario se hace muy complicado salir en este momento entiendo el derecho a reclamar pero nunca la forma es cortar las calles ahora tengo que buscar a mi hijo en un jardín maternal, donde me van a cobrar un plus por dejarlo más tiempo del que lo tengo que retirar todo por este paro”, afirmó.

“Tengo una nena discapacitada y tengo que parar a una cuadra, todos los días es un trastorno y ahora cortan las calles”, expresó indignada una señora.

“Hace media hora que estoy en la cola de autos esto está mal”, dijo un hombre.

“Es una tragedia lamentablemente no se puede andar llevo 10 minutos para hacer una cuadra”, enfatizó otro automovilista.

“Dejé el auto a unas cuadras y caminando tampoco pudimos pasar hasta el consultorio médico de calle Colón casi 9 de Julio, tuvimos que dar la vuelta a la manzana porque tenemos un bebé y las bombas de estruendo las arrojaban al lado de uno”, contó Jorge.

Además un grupo de periodistas y fotógrafos locales que se encontraban cubriendo dicha manifestación en la puerta del Concejo Deliberante, tuvieron que retirarse aturdidos por las bombas de estruendos que los choferes arrojaron a los pies. Una mala actitud que suele repetirse.

José Pereyra, Secretario de Seguridad Ciudadana

“A partir del día de la fecha (ayer) está vigente la nueva tarifa”, confirmó el funcionario en conferencia de prensa ayer a la mañana.

“Estamos convocando a una mesa de audiencia para los gremios de propietarios y empleados de taxis para que los concejales lleven un debate ya que hay un proyecto de ordenanza que prevé que los choferes de taxis puedan quedar en blanco y esto fue tratado unilateralmente”, explicó.

“Es un tema que nos preocupa a todos y por su puesto estamos convocándolos para llegar a la mejor forma”, añadió.

DSC_0058

Jorge Fernández, presidente de la Asociación de Propietarios de Taxis

“Nos juntamos para pedir explicaciones a los concejales de Compromiso Federal y Guiñazu del radicalismo, porque la semana pasada firmaron un despacho de comisión para que tome estado legislativo el proyecto de ordenanza (que trata sobre las condiciones laborales) y si bien estamos de acuerdo con el blanqueo pedimos las garantías de trabajo”, expresó el representante en la puerta del Concejo frente a los numerosos taxis que bloqueaban la calle.

“Nosotros no somos peones sino choferes, lo que buscamos es la rentabilidad del sector y el consenso para llegar a un acuerdo pero es muy difícil sentarse a dialogar”, dijo.

Fernández enfatizó la contención social que ofrece su trabajo. “Damos trabajo a mucha gente de más de 40 años que simplemente por la edad no pueden tener otro trabajo”.

“Tenemos varias opciones de contrato de facturación a nosotros nos molesta que esto no se haya consensuado con el sector que somos más de 2.000 personas. Somos más de 900 choferes y más de 1.000 titulares”, puntualizó como el motivo por el que realizaron la medida.

Fernández dijo que si bien rige un aumento, el mismo no permite aún solventar sus gastos diarios. “El promedio es de $500 por día, y los insumos los pagamos 400% más caro, es imposible ponernos en regla como nos piden, para poder afrontar esas obligaciones tenemos que tener una bajada de bandera de $50”, comentó.

Fuente: Todo un Pais.