Foto: archivo.

El pontífice envió una carta a obispos chilenos tras el análisis de la misión del fiscal vaticano Charles Scicluna, a quien envió al vecino país en febrero para escuchar testimonios de víctimas de abusos.

Francisco reconoció hoy que tuvo “graves equivocaciones de valoración y percepción” en el caso de las denuncias por encubrimiento de abusos contra el obispo chileno Juan Barros, y anunció que convocará al Vaticano a los obispos del país trasandino y a “representantes” de las víctimas, “sin prejuicios ni ideas preconcebidas”.

Francisco adelantó que convocará al Vaticano a los obispos chilenos “para dialogar sobre las conclusiones de la mencionada visita y sus propias conclusiones”.