Marcelo Acevedo reiteró que la ex de la víctima era una informante de la Policía. En la Justicia sospechan que eran amantes.  Declaró ante el juez Leandro Estrada, quien lo imputa por homicidio y asociación ilícita.

Sereno, con la misma pasividad que digirió la notificación de su detención, por los delitos de homicidio calificado y asociación ilícita, el comisario Marcelo Cecilio Acevedo fue retirado de la Comisaría de Menor, subido a un coche de la Policía y trasladado a los tribunales de Villa Mercedes. Allí, no sólo lo esperaban el encargado de tomarle la indagatoria, el juez Leandro Estrada, sino también las abogadas de la familia del hombre asesinado y el fiscal Néstor Lucero. Una vez ante el magistrado, se sentó y, sin titubeos de por medio, comenzó a responder sus preguntas y las de los otros abogados. A lo largo de las tres horas de declaración, el ex jefe de la Comisaría 9ª dejó en claro dos cosas, que él no tuvo nada que ver con una asociación ilícita y, mucho menos, con el asesinato de Abel “Pochi” Ortiz, desaparecido el 16 de setiembre de 2014.

Acevedo fue retirado de la seccional ayer, cerca de las 15. Debía estar en el juzgado de Instrucción Penal N° 2 a las 15:30. A diferencia de otros imputados que pasan por el mismo trámite, estaba ansioso por declarar, dijo una fuente.